No trabajo más gratis

El Blog de Amalia López Acera

¿Por qué digo esto ahora y no antes? Pues porque muchas veces en esta vida suele suceder algo que es el detonante de un cambio o de una decisión.

Obviaré los detalles para no desvelar quién es la persona protagonista que ha contribuido a que tome la decisión de no volver a trabajar más gratis.

Hace unas semanas recibo un correo electrónico de alguien que me dice que es seguidor mío y que lee mis posts desde hace  tiempo. Esto es algo que no nos vamos a engañar, a todos nos agrada leer ya que en muchas ocasiones es la compensación al trabajo que realizamos en este mundo de internet y las redes sociales.

Pues bien, después de esta introducción me pide si le puedo ayudar ya que en su administración pública están redactando un plan de redes sociales y no saben cómo hacerlo.

He de decir que este tipo de consultas suelen ser habituales y si bien, responder a una consulta puntual no es un problema, la cuestión cambia cuando te piden, atención: que les hagas el guión de los puntos que debería llevar ese plan; en qué redes se tienen que centrar, cuál es la mejor franja horaria para publicar, y así un largo ecétera.

Vamos, que se trata de hacer la estrategia prácticamente entera. Hacer una estrategia de comunicación no es algo fácil: tienes que conocer la administración en cuestión, su dimensión, su presencia en redes, sus objetivos, su público objetivo, los medios que necesitan, etc.

Debo decir que siempre que está en mi mano el poder ayudar lo hago. De hecho le escribo y le explico la dificultad y el tiempo que requiere hacer esta estrategia pero con todo y con eso, le redacto un guión de cómo puede hacerlo y le adjunto bibliografía y enlaces a ejemplos de planes de redes sociales de otros ayuntamientos que seguro le será de ayuda para ver qué están haciendo otras administraciones públicas similares a la suya.

Suelo recibir una media de 3 ó 4 correos de este tipo a la semana, los cuales voy respondiendo por riguroso orden de llegada. Generalmente son preguntas y cuestiones fáciles de responder y no me llevan más de 5 minutos cada uno para lo que aprovecho esos tiempos muertos que todos tenemos en el trabajo para contestar. Pero estas cuestiones que son más extensas me las llevo a casa.

A las 2 semanas (lo he comprobado) le envío el correo con toda la información y la respuesta que recibo me deja clavada en la silla cuando leo que «muchas gracias por las molestias pero que al final hemos contratado una empresa para hacer la estrategia».

Y ahí me vinieron los 10.000 males, se abrió el cielo y la tierra y si hubiera podido me hubiera convertido en Daenerys Targaryen en la última temporada de Juego de Tronos. Fue en ese justo momento y no en otro cuando tomé la firme decisión de no volver a trabajar nunca más gratis.

Si algo puedo agradecer a esta persona es su sinceridad, ya que si yo hubiera estado en su caso seguramente me hubiera inventado cualquier excusa con tal no de quedar mal con alguien después del trabajo, las molestias y el tiempo que me había dedicado.

He calculado el tiempo que tardé en hacer ese “trabajo”, fueron unas 2 horas. No cuento aquí el tiempo y el dinero que me ha permitido tener la formación para poder hacer ese «trabajo»: desde mi licenciatura en periodismo, mi máster en marketing digital y redes sociales, mis cursos de marketing y mentoring con Miguel Florido, mi cursos de Google Analytics, de WordPress, de Facebook Ads…. ni mi experiencia acumulada gestionando redes sociales; ni el dedicado a leer posts de compañeros, libros de marketing y redes sociales, a probar nuevas apps y aplicaciones…..Porque eso señores, también cuenta.

Pero si lo dejamos “solo” en esas 2 horas que le dediqué fueron 2 horas que me quité de mi tiempo libre, ya que evidentemente no lo hice en mi jornada laboral. 2 horas que me quité para ir al cine con mi hija, para leer, para ir a dar un paseo, para estar tirada en el sofá viendo “Sálvame”.

Así que a partir de ahora si decido quitar tiempo de estar con mi hija, de descansar o de pintarme las uñas de los pies lo haré por dinero. Sólo mi relación personal con personas que admiro y amigos será justificación para no cobrar por los servicios y la ayuda que les pueda prestar, para el resto sintiéndolo mucho, no.

Sé que muchas personas se dirigirán a mi y tendré que decirles o bien que cobraré por los servicios que me solicitan (si puedo o me interesa) o si no, no podré hacerlo.

No podré hacerlo porque no quiero robar tiempo a mi hija, a mis aficiones, a mis amigos y a mi misma. Y no quiero robarlo y perderlo porque ese tiempo tiene un precio, y aunque me ha costado mucho entenderlo, esto va de trabajo, y el trabajo señores, se paga.

También podemos seguir la conversación en:

Amalia López Acera

Experta en gestión de redes sociales y marca personal en las administraciones públicas.



También te puede interesar...

47 Comentarios
  • EMILIA
    Posted at 21:04h, 11 junio Responder

    Sabía decisión, espero que lo consigas, que te gusta lo que haces y te encanta ayudar a los demás ……..aunque espero que sigas publicando como hasta ahora
    MUCHAS GRACIAS

    • Amalia López Acera
      Posted at 21:28h, 11 junio Responder

      Muchas gracias Emilia por tu comentario. Intentaremos cumplirlo aunque sea por mi hija, ¿hay mejor motivo? Un saludo!!

  • Teresa
    Posted at 21:33h, 11 junio Responder

    Me parece una decisión de lo más acertada. Como bien dices, el trabajo se paga y solo la relación personal será clave en la postura que tomes. Me ha pasado varias veces que después de darles el feedback y pasarles información., oye, ni gracias. Parte de culpa es nuestra por no saber cortar a tiempo pero siempre es un buen día para decir NO. A disfrutar de tu tiempo Amalia.

  • Pedro
    Posted at 21:36h, 11 junio Responder

    No puedo estar más de acuerdo y reafirmarme en todo lo que escribes en este post, Amalia. En ocasiones, parece ser que solamente el trabajo de algunas personas y en profesiones determinadas debe ser remunerado. Los profesionales que nos dedicamos a la comunicación y/o marketing en las administraciones públicas y otros sectores debemos dar a nuestro trabajo la importancia que realmente se merece, pero, fundamentalmente, son quienes demandan nuestros servicios los que deben darse cuenta de que necesitamos y debemos cobrar por nuestra labor para profesionalizar, aún más, el sector. ¡NO al trabajo gratis, SÍ al reconocimiento de la labor de profesionales de la comunicación!

    • Amalia López Acera
      Posted at 22:12h, 11 junio Responder

      Totalmente de acuerdo Pedro!!! y encima en nuestro caso que somos funcionarios parece que lo de «cobrar» está hasta mal.

  • Lourdes
    Posted at 21:39h, 11 junio Responder

    Apoyo tu decisión totalmente. Me parece la decisión más acertada y cualquiera que valore su trabajo, su formación, todo lo que le ha costado convertirse en un gran profesional como tú lo haría. Lo que es más, aquel que valore también su tiempo, su familia y se respete a sí mismo no sólo compartirá tu decisión sino que la aplaudirá. Yo te aplaudo. Ánimo y adelante.

  • José
    Posted at 00:05h, 12 junio Responder

    Como dicen en mi pueblo… Tienes más razón que un santo…. Mucho ánimo y gracias por tus ideas

  • Inma
    Posted at 00:08h, 12 junio Responder

    Muy acertada tu decisión. Nunca es tarde para darnos cuenta que el trabajo no es todo y menos regalar lo que nos ha supuesto a nosotros tiempo y dinero

  • Fernando de León Estrada
    Posted at 07:56h, 12 junio Responder

    lo siento, creo que a todos nos ha pasado, hace 4 años yo desde el inicio les comunico mis servicios al final de los artículos donde soluciono sus dudas, ademas por lo regular siempre veo sus perfiles y si puedo saco una cita, al final estamos para ayudar, pero nos debemos ayudar, estamos en la jugada Amalia

  • Julio
    Posted at 08:33h, 12 junio Responder

    Amalia buenos días, aplaudo tu decisión que por otro lado es de lo más razonable y razonada en tu post.

    Mi experiencia es similar: Hace años cuando un gerente de una empresa pública me dijo literalmente que «no me iban a pagar más por hacer un trabajo informático especializado, único y responsable para el que me había formado» y argüía «***porque me gustaba*** y si no, no lo iba a poder disfrutar en su empresa», obviamente decidí lo mismo: dejé la informática y el desarrollo de sistemas informáticos.

    Con esto quiero decir, que esas «nobles almas» que nos llevan a tomar decisiones de sentido común y tan razonadas como la tuya, no deben influir en nuestra generosidad, saber hacer y profesionalidad: tenemos que cobrar a quien hay que cobrar, siempre, y en la medida del servicio prestado.

    Por otro lado, no se cobra a quien no tenemos que cobrarle honestamente por cualquier razón personal o de servicio público desinteresado, así lo he entendido en tu caso también.

    Gracias por tu post, ha revivido en mí «experiencias pasadas».

    Suerte !

    • Amalia López Acera
      Posted at 19:27h, 13 junio Responder

      Julio, no lo podrías haber expresado mejor!!!!!! Totalmente de acuerdo. Esta decisión no afecta a mis amigos ni aquellas personas que yo considere, pero hay situaciones en que no tiene cabida.

  • Nagore
    Posted at 09:10h, 12 junio Responder

    Totalmente de acuerdo Amalia.

    Es importante dar a nuestro trabajo, profesionalidad, tiempo y años de preparación el valor que se merece y conseguir profesionalizar así el sector.

    Por desgracia es una práctica muy común, a mi también me ha ocurrido situaciones similares. No tengo ningún incoveniente en compartir, colaborar y aportar, pero hay veces que hay que saber poner límites, porque luego te encuentras con desagradables sorpresas.

    Por eso, me parece una decisión muy acertada. Ánimo.

    Un abrazo compañera.

    • Amalia López Acera
      Posted at 19:24h, 13 junio Responder

      Gracias Nagore. Quizá es hora de empezar a tomar todos conciencia de esta situación y de como bien dices profesionalizar este sector.

  • javier
    Posted at 09:45h, 12 junio Responder

    Excelente Amalia, menudo país tenemos, no valoramos nada el trabajo del compañero, vecino, amigo, jefe, etc…

    • Amalia López Acera
      Posted at 19:21h, 13 junio Responder

      Es verdad, y los primeros que tenemos que empezar a valorar nuestro trabajo somos nosotros mismos. Gracias por dejar tu comentario Javier!!

  • Doraimon
    Posted at 10:10h, 12 junio Responder

    Hola Amalia.

    Estoy sorprendido por tu post.

    ¿Es la primera vez que te encuentras con alguien que quiere que le hagas todo el trabajo que debería hacer él/ella? Los jetas están por todas partes. El «como sabes tanto de esto, y a tí no te cuesta nada…». Como tu señalas, excepto una licenciatura de periodismo, másters, cursos….no nos cuesta nada. Y si le das referencias, bibliografía, y cualquier otra cosa que no esté totalmente «masticado», te miran mal, e incluso te acusan de poco colaborativo…

    Creo que no es cuestión de cobrar o no cobrar. Por supuesto, que si alguien te pide que le hagas la estrategia de comunicación de una empresa, se le debe decir que eso es lo suficientemente complejo como para que se plantee pagar por ello. Ya sea a tí, o a una empresa, que es al final lo que ha hecho.

    Pero de tontos y tontas buenaspersonas, el mundo está lleno,.. y de jetas que intentan aprovecharse de ellos, también.

    • Amalia López Acera
      Posted at 19:20h, 13 junio Responder

      No, no es la primera vez y puede ser precisamente el que haya pasado ya tantas veces que esta vez he dicho basta. Si te pasa una, dos o tres veces crees que es mala suerte, o que te ha tocado un caradura, pero llega un momento en que te das cuenta de que hay mucha gente así y que lo mejor es dejar las cosas claras desde el principio. Gracias por tu comentario!!!

  • Miguel Ángel de Lope
    Posted at 10:14h, 12 junio Responder

    Amalia, sabes lo “mejor” de todo, que conociendo, como creo que conozco a la Administración Pública, tú trabajo habrá servido para que “la empresa contratada” (por favor, no pensemos mal y creamos que se lo han dado a buenos amigos), realice su trabajo partiendo (copiando) tu trabajo.
    Nunca es tarde si la decisión es acertada.

    • Amalia López Acera
      Posted at 19:18h, 13 junio Responder

      Pues porque ya no he querido indagar más en este caso, pero ya lo he vivido. Te llaman a ti, te preguntan por todo y luego contratan a una empresa. En fin. Gracias por tu comentario Miguel!!

  • javier
    Posted at 10:30h, 12 junio Responder

    Gran post!!!

  • Eduardo Simón Onieva
    Posted at 12:26h, 12 junio Responder

    Te comprendo muy bien Amalia. No sé porqué me suena bastante tu comentario. A base de palos he aprendido que de trabajar gratis nada y que de voluntario menos… Con la vida actual que llevamos solemos tener poquísimo tiempo libre y hay que dejarlo para uno mismo y para la familia. El que quiera tomar atajos que se compre un libro y, si no, que contrate los servicios de un/a profesional. Como Internet y las RRSS todo es gratis, tienes que trabajar sin cobrar… Soy funcionario también y, a menudo, tus jefes quieren que trabajes gratis en tus ratos libres…. Ánimo y no te preocupes si no entienden tu decisión. Espero que dejes algo de tiempo libre para tus post. Suelo leerlos casi todos. Gracias

    • Amalia López Acera
      Posted at 19:16h, 13 junio Responder

      Pues si Eduardo, nos hemos acostumbrado a que todo sea gratis, pero una cosa es compartir tus conocimiento a través de un blog, y otro es hacerte el trabajo o solucionarte un problema. Crecimos con que no se cobraba en las prácticas, luego trabajamos como becarios y ahora que se supone que nos deberían de pagar algunos quieren que lo hagamos gratis. Madre mía!!! gracias por tu comentario Eduardo

  • M.Lluïsa
    Posted at 13:05h, 12 junio Responder

    Comprendo tu enfado. Como comenta Teresa, tenemos que aprender a decir «no» a según qué, y también a plantarnos en algunas ocasiones, y más si somos mujeres, que tenemos el «servir» mucho más arraigado culturalmente. Tenemos que dar valor a nuestra profesionalidad, porque hay la creencia extendida de que eso de la comunicación y las redes lo puede hacer cualquiera sin formación previa, sin código ético alguno y sin un mínimo de «gusto». Da por buena la (mala) experiencia que has tenido, te ayudará a dar en cada caso la respuesta más adecuada. Un abrazo,

    • Amalia López Acera
      Posted at 19:13h, 13 junio Responder

      Hola Lluïsa, tienes razón, las mujeres tenemos más interiorizado lo de servir, y además algunos hemos crecido con el sentimiento de ayudar a todo el mundo. Y eso está muy bien, pero hay que saber a quién y por qué. Me sumo a lo que dices de aprender a decir «no». Gracias por tu comentario!!!

  • Gloria
    Posted at 15:26h, 12 junio Responder

    Amalia, me parece muy respetable; igual de respetable que lo que venias haciendo. No obstante, cuando uno està convencido de la decisión que toma no hace falta dar tantas explicaciones. All the best!

    • Amalia López Acera
      Posted at 19:10h, 13 junio Responder

      Hola Gloria, las explicaciones son no para justificarme sino para ponerlo de manifiesto y sobre todo para comprobar, como así ha sido, que hay muchas personas en la misma situación. Es una cuestión de que todos nos concienciemos de ellos y que valoremos el trabajo de todos. gracias por tu comentario Gloria!!!

      • Gloria
        Posted at 10:05h, 17 junio Responder

        Gracias a tí y a la gente como tú por todo lo que nos permite aprender compartiendo contenidos.
        Un saludo.

  • Andrea
    Posted at 17:22h, 12 junio Responder

    Excelente decisión Amalia, las personas no entienden que detrás de cada conocimiento adquirido hay un tiempo importante invertido. No es ser egoísta, es valorar tu esfuerzo y experiencia

    • Amalia López Acera
      Posted at 19:08h, 13 junio Responder

      Pues si Andrea, si nosotros mismos no valoramos nuestro tiempo y esfuerzo no podemos pretender que todo el mundo lo haga. Habrá muchos que si lo harán pero otro no. Gracias por tu comentario Andrea!!!

  • Carlos
    Posted at 17:25h, 12 junio Responder

    Todo es cierto, y la verdad es que con gente que no conoces es arriesgado ayudar por la cara dura de la gente.
    En mi caso, y me imagino que os pasará a muchos, soy aparejador y ya llevo años de experiencia en el sector (unos 35). Cuando te consultan o te piden opinión la gente da por hecho que no les vas a cobrar. En cambio si tiene asumido que a un médico o abogado por su consulta tiene que pagar. En que se diferencia nuestra consulta de la de un médico o abogado. En nada, todos cobramos por el tiempo que dedicamos y por lo que sabemos. por eso hay profesionales de distintos precios. Un mal asesoramiento a bajo precio te puede resultar caro ¡no!.
    En fin, que si nosotros no nos ponemos en valor, mal vamos, y los favores son poco agradecidos.
    Estoy en un pequeño descanso y espero haberme explicado correctamente.

    • Amalia López Acera
      Posted at 19:07h, 13 junio Responder

      Totalmente Carlos!!! yo cuando voy a un abogado o asesor fiscal me cobra. La cuestión es que cuando no pones en valor lo que haces nadie lo va a hacer. Siempre te queda la duda de si le ayudas a lo mejor después te puede llamar. Mi experiencia es que eso no suele pasar: quien recurre a ti sin pagarte cree que siempre puede hacerlo y no hará por hacerlo. Otra cuestión es que te quiera pagar y tu le digas que no, o que a la próxima. Pero quien se acostumbra a gratis no paga. Gracias Carlos por tu comentario!!!

  • Gastón
    Posted at 18:18h, 12 junio Responder

    Si me habré sentido identificado en tu historia Amalia…La tipica de una persona conocida: «Vos que sabes de esto, me das una mano?»…Y al tiempo
    a- Nada cambio
    b- Hicieron cualquier cosa menos aunque sea reflexionar la propuesta presentada
    c- Te piden mas y sigue siendo gratis
    d – Lo hacen con una agencia, y esa agencia continua el plan que uno ideo…GRATIS……

    Excelente decisión ya no hacer más nada gratis. Sin embargo hay pagos intangibles…Supongamos que se obtiene algo por ese trabajo, lease participar de un evento, obtener una recomendación para un puesto de trabajo, un trabajo nuevo, etc….Claro que varía según cada caso. Ya estoy divagando mucho. Los puntos claros desde un inicio ahorran dolores de cabeza. Gran post, gracias por compartir!!

    • Amalia López Acera
      Posted at 19:04h, 13 junio Responder

      Hola Gastón, si, es verdad, hay veces que hacemos cosas por otra compensación, pero es esa compensación. Otra cuestión es hacer un trabajo. Por ejemplo, si yo voy al abogado o al asesor fiscal y hago consulta, la consulta se paga y ya no hablamos de las consultarías lo que cobran!!! El problema es cuando esto se normaliza y por lo que estoy viendo en la repercusión que está teniendo este post, es algo más habitual de lo que parece. Hay profesiones en que esto no pasa. Por ejemplo, si se me estropea la caldera el técnico viene y ya solo por venir me cobra el desplazamiento y luego ya el trabajo, aunque a lo mejor sea poca cosa. Es más, yo puedo decir, me ha cobrado por solo cambiar un tornillo. Ya, pero el no cobra por cambiar el tornillo sino por saber qué tornillo cambiar. Y eso es lo que tenemos que empezar a poner en valor. Un saludo Gastón y gracias por tu comentario

  • Alex Castro
    Posted at 11:02h, 13 junio Responder

    haces muy bien, con la experiencia que tienes a tus espaldas no lo haría en tu caso

    • Amalia López Acera
      Posted at 18:59h, 13 junio Responder

      Creo que todos, con experiencia o sin ella, deberían cobrar por trabajo. Otra cuestión podría ser la cuantía en función de su experiencia, habilidades o formación. Es por ejemplo el caso de los becarios; vale que no cobren lo mismo que las personas que llevan más tiempo, pero de ahí a que no cobren nada no puede ser. Las prácticas y el trabajo de becario debe estar remunerado y una vez que ha finalizado el proceso formativo no se puede dilatar en el tiempo. Vamos, que becarios de 35 años no puede ser. Un saludo Alex!!

  • Neyla Torrón Raimundo
    Posted at 14:55h, 13 junio Responder

    Siempre he sido de la opinión que a veces hay que perder para poder ganar, cierto es que esta filosofía me deja expuesta a la picaresca y la cara dura de algunas personas…
    Este ámbito de trabajo es muy sensible a la presunción de que cualquiera pueda hacerlo, es la guerra continua a la que me enfrento a diario, hay días que me apetece, como a tí, mandarlo todo al carajo y dedicarme a otra cosa mariposa pero sinceramente creo en el karma y que quien da, recibe.
    Ánimo y haz lo que te pida el cuerpo.

    • Amalia López Acera
      Posted at 18:56h, 13 junio Responder

      Ay Neyla, lo de mandar todo al carajo todavía no he llegado, esto me gusta mucho. Un abrazo y gracias por el comentario!!!

  • Olga Ramírez Hernández
    Posted at 11:02h, 14 junio Responder

    Amalia,

    Me parece perfecto lo que comentas porque lo más valioso que tenemos es nuestro tiempo.
    Además con la expresa consideración que haces para amigos y personas a las que admiras.
    Adelante!!!

    Olga

    • Amalia López Acera
      Posted at 11:22h, 14 junio Responder

      Gracias por dejar tu comentario Olga. No sé si es cosa de la edad pero el tiempo es cada vez más importante para mí!!!
      Saludos!!

  • Jesús Pernas
    Posted at 15:20h, 15 junio Responder

    Ay! Como me duele cada vez que veo a gente que dice que trabaja “gratis”
    Una cosa que debíamos tener todos tatuado en algún sitio visible

    “Lo gratis no existe”

    Así que cuando trabajas “gratis” es que la que estás pagando erres tú.
    Eso se hace por la gente que te importa, que admiras o que te da la gana… pero no por cualquiera que te encuentras y te pone ojitos brillantes de peluche… o si, pero muy conscientes de que estás pagando tú con tu trabajo, tu tiempo y tu vida.
    Al final todo el mundo cae de la burra… y la mayoría en la caída de pega una hostia. Pero aún así creo que vale la pena. Es una lección que vale la pena aprender mejor antes que después, pero hay que aprenderla.

    Enhorabuena amiga: tu ya lo aprendiste. Ahora no lo des-aprendas…. que los seres humanos también somos muy olvidadizos. 😅

    Un abrazo.

    • Amalia López Acera
      Posted at 10:07h, 17 junio Responder

      Exacto!! Como bien dices Jesús: «lo gratis no existe». Gracias por tu comentario!!!

Escribe tu comentario
Yo, Amalia López Acera, solicito su consentimiento gestionar tus datos para contestar a las cuestiones planteadas a través de este formulario y/o suscribirse a la newsletter. La legitimación tiene como base jurídica el consentimiento del interesado para los fines expresados. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Amalia Lopez Acera - Suscribete

Obtén la mejor información en Redes Sociales y Marca Personal en Administraciones Públicas

Privacidad

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This