Mamá: quiero un canal de Youtube

En este blog suelo hablar habitualmente sobre el desafío que suponen las redes sociales para las administraciones públicas. De vez en cuando me concedo alguna una licencia y hablo, como en este caso, de la influencia que las redes sociales están teniendo sobre nuestros hijos e hijas. Un tema que como madre, me interesa especialmente.

Mi hija, como muchos niños de su edad (tiene 9 a punto de cumplir 10), no es ajena a las nuevas tecnologías, y a las redes sociales. Si alguien le puso una vez un móvil en las manos esa seguro que fui yo. No recuerdo si fue en un restaurante, o esperando en la consulta del médico, pero seguramente le puse Babe Einstein o Peppa Pig.

Según ha ido creciendo también lo ha hecho su interés por esas nuevas tecnologías y desde un principio he tenido claro que enseñarle a utilizarlas de forma responsable era parte de su educación, de la misma forma que le digo que no cruce la calle sin antes mirar o que se dice “gracias”.

Su primer blog

Hace algo más de un año quiso abrir su propio blog, Mi blog de perros y gatos, en donde escribe sobre todo aquello que se le ocurre sobre animales, y el que ha recibido en este tiempo más de 4.500 visitas. En una ocasión escribí una entrada en este mismo blog en el que expuse las 7 razones para que mi hija de 8 años tenga un blog y que creo que justifican el valor educativo y de aprendizaje que puede tener esta herramienta.

Pero la cosa no quedó ahí. Desde hace medio año me repite una y otra vez que quiere tener un canal de Youtube. Normal, ya que si de un sitio consumen contenido nuestros hijos ese es de Youtube, mucho más que de televisión (que tomen nota las cadenas). Se saben la vida de El Rubius que el solito tiene más de 23 millones de suscriptores a su canal, o de Vegeta777 con más de 17 millones. Cuando miro los vídeos de estos jóvenes lo hago desde la perspectiva de madre y sinceramente, “no entiendo ná”, pero ahí están, y creo que como madre al igual que controlo el contenido que ve en televisión, también debo hacerlo con los vídeos de internet.

Canal de Youtube

Al final tomé una decisión y se lo dije a mi hija: puedes tener un canal en Youtube, pero lo tenemos que hacer juntas. Al principio me miró con cara rara. La idea de tener un canal de Youtube con “su madre” no le molaba mucho, pero le planteé que podíamos hacerlo dando “Consejos de redes sociales para padres y niños”. La idea es que a través de estos videotutoriales expliquemos diferentes aspectos sobre el uso de internet y las redes sociales que sirvan de ayuda a padres y niños que nos saben utilizarlas.

El primer vídeo de este canal es sobre Consejos de Instagram para padres y niños.

Si queréis podéis suscribiros al canal para recibir los nuevos vídeos que vayamos publicando.

Redes sociales

Con respecto a las redes sociales y como madre me he planteado en ocasiones ¿cuándo deben empezar a utilizarlas? En mi caso mi hija empezó hace 1 año aproximadamente, en parte motivada por el hecho de que en su círculo más cercano hay primas y amigos más mayores que ya les estaban utilizando.  Cuando oí como una amiga le decía que era muy fácil abrir una cuenta y que ella le ayudaba, es cuando pensé que aunque no era la edad a la que lo hubiera deseado, la realidad es que mi hija ya sentía curiosidad, por lo que preferí enseñarle yo a abrir la cuenta y a utilizarla antes de que aprendiera por ahí.

Porque no nos engañemos, si nuestros hijos quieren utilizar las redes sociales no necesitan ni nuestro permiso, ni internet, ni siquiera tener móvil. Sólo necesitan un amigo que lo tenga. ¿Que cómo lo sé? Pues porque precisamente estoy en esas redes sociales donde están ellos, y en las que no están la mayoría de sus padres. En mi cuenta de Instagram tengo a todos los hijos adolescentes y preadolecentes de conocidos, lo que me permite ver qué hacen, cómo se comportan y cómo utilizan las redes sociales.

En mi caso tengo la suerte de que algo sé de redes sociales, por lo que le puedo enseñar a mi hija y la puedo aconsejar sobre los peligros y también sobre cómo tiene que utilizarlas.

No podemos hablar sólo de las redes sociales haciendo referencia a los peligros que hay en ellas. Por supuesto que los hay, como en todos los ámbitos de la vida, pero no debemos limitarlos a eso, ya que las redes sociales también tienen una parte positiva.

En muchas ocasiones escucho a padres decir: “nuestros hijos saben manejarlas porque han nacido con las redes sociales” dando a entender que saben utilizarlas cómo si por el hecho de haber nacido y que haya coches presupone que saben conducirlos. Pues no, aunque hayamos nacido y haya coches nuestros padres nos llevan a una autoescuela para que nos enseñen, y luego nos educan diciéndonos que tengamos cuidado y no corramos o que nos pongamos el cinturón.

Pero a nuestros hijos, ¿quién les está enseñando a utilizar las redes sociales? Muchos padres no están en redes sociales y no es que no sepan utilizarlas, es que incluso no saben si sus hijos están en ellas por que ¿cómo puedes saber si tu hijo está o no si ni siquiera sabes que existe Snapchat?

En los colegios ni se habla ni se hace referencia a las redes sociales más que cuando la Policía da charlas sobre los peligros de las mismas. Este tipo de charlas están genial y se tienen que seguir haciendo pero ¿para cuándo talleres para aprender a utilizarlas? Enseñarles las funciones y herramientas de cada red social, cómo se envían mensajes, se suben fotos, se utilizan hangstands…

Canal youtube

Llenamos a nuestros hijos de actividades extraescolares como gimnasia rítmica, inglés, natación, judo… pero, ¿por qué no hay oferta de talleres o clases extraescolares de redes sociales?

Estaría bien poder enseñarles a nuestros hijos (incluso poder aprender nosotros si no sabemos) a cómo se tiene que abrir un perfil, cómo se debe configurar la privacidad de una cuenta, a saber qué fotos se pueden subir o no, a qué contenidos se comparten o no… En definitiva, a utilizarlas con sentido y responsabilidad.

Las redes sociales están presentes en su vida aunque nosotros como padres no estemos en redes sociales. Seguramente muchos sean reacios a usar redes sociales y hasta ahora han podido esquivar el no estar, pero si queremos educar a nuestros hijos deberíamos plantearnos aprender a utilizarlas, ya que de cómo queramos que sea el uso que hagan de ellas dependerá en gran medida de nosotros.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *