10 retos en el 2017 para las administraciones públicas en redes sociales

Este 2016 ha sido un punto de inflexión en cuanto a la presencia en redes sociales de las administraciones públicas. Hemos empezado a ver cómo son cada vez más los organismos públicos que abren perfiles en las diferentes redes sociales.
También hemos asistido a algo que dice mucho de la importancia que las redes sociales van tomando en las administraciones públicas al incluirse estas materias en los planes de formación para empleados públicos.

DDesafíos 2017 redes sociales

Sin embargo, son todavía muchos los retos y desafíos que las administraciones públicas tienen por delante para este 2017. Aquí van a algunos de ellos:

  1. Abrir perfiles en redes sociales si no los tienen. Aquellas administraciones públicas que todavía no tienen presencia en redes sociales tendrá que empezar a plantearse si es necesario o no contar con nuevos canales de comunicación con sus ciudadanos. En el Estudio de IAB Spain 2016 presentado en abril de este año se señalaba que el 81% de los internautas entre 18 y 55 utilizan redes sociales, lo que representa más de 15 millones de españoles. Cada vez son más los ciudadanos que tienen presencia en redes sociales y al igual que empresas e instituciones se han ido incorporado a las mismas las administraciones públicas deben ocupar el espacio que les corresponde. Si cada vez resulta más extraño encontrar un ayuntamiento, diputación u organismo autónomo que no tenga su propia web, lo mismo va a ocurrir con las redes sociales.
  2. Diseñar estrategias para redes sociales. Para el caso de aquellas administraciones públicas que durante el año 2016 o en los años anteriores abrieron perfiles en redes sociales tienen que empezar ahora a diseñar estrategias para aprovechar toda esa presencia digital. Valorar en qué redes sociales deben estar y en cuáles no (puede ser un buen momento para decir adiós a Google+), qué información queremos ofrecer, cuál son los objetivos que perseguimos… debería ser un reto para este año 2017 y el cual debería materializarse en un plan de comunicación y social media.
  3. Dotar de recursos económicos a la gestión de redes sociales. Las redes sociales son gratis, si, desde luego, pero la gestión de las mismas y sobre todo, la buena gestión, no lo es. Se necesitan buenos móviles para hacer fotos de calidad, programas de edición para hacer infografías, conexiones a internet para móviles y tablets, es decir, dotar de herramientas para aquellas personas que tienen que generar contenidos. Y es que tiene que quedar claro que escribir un tuit o colgar una foto en Facebook no es gestionar redes sociales.
  4. Profesionalización de la gestión de redes sociales. Cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene el trabajo que se realiza desde redes sociales como canal de información y comunicación con los ciudadanos. Y sobre todo, la importancia que dicho trabajo tiene de cara a la imagen y reputación de la administración pública que se hace. Es hora de que se empiece a designar a personas para que se encarguen de la gestión de las mismas con perfiles adecuados a los mismos. No puede ser que becarios, asesores, o el primero que pase por allí el que tenga en su manos la imagen pública de nuestra administración. Si gastamos miles de euros en folletos o en poner las luces de Navidad en nuestro pueblo o ciudad para que luzca bonito, ¿no deberíamos hacer lo propio con el principal canal de contacto de los ciudadanos con nuestra administración?
  5. Abrir las redes sociales a todos los empleados públicos. Todavía encontramos muchas administraciones públicas que aunque tengan una buena presencia en redes sociales sin embargo no permiten, e incluso prohíben, el acceso a las mismas a sus trabajadores con el argumento de que “les distraen”. Las redes sociales no son algo del departamento de comunicación o del gabinete de prensa, las redes sociales van mucho más allá y son una forma de trabajar en red, de forma colaborativa y compartiendo conocimiento. Ahí tenemos redes sociales de la administración pública como Inap-social o Novagob que están cambiando la forma que tenemos de trabajar y relacionarnos aquellas personas que trabajamos en las administraciones públicas.
  6. Ofrecer formación en redes sociales a los empleados públicos. No se trata sólo de permitir el acceso a redes sociales, sino de formarles para que puedan hacer un buen uso de las mismas. Tampoco se trata de enseñar sólo a utilizar Facebook o Twitter, se trata de hacer un uso profesional de dichas redes sociales. Algunos institutos y escuelas de administración pública han empezado a incluir en sus planes de formación cursos y talleres para formar sobre el uso de redes sociales a sus empleados públicos. 
  7. Utilizar las redes sociales cómo herramienta de trabajo en la administración pública. Cada vez encontramos más ejemplos de cómo se forman grupos en LinkedIn o en Facebook dentro de la administración publica para poder trabajar en proyectos conjuntos. Se trata de ir un paso más e incorporar las mismas al desempeño del trabajo lo mismo que hacemos con el correo electrónico. Además, cuanto mayor sea el grado de conocimiento de estas herramientas por parte de los funcionarios más posibilidades tendremos de aprovechar las mismas para que se genere información y contenido de calidad para los ciudadanos.
  8. Las redes sociales como elemento para hacer efectivos los principios de transparencia, colaboración y participación ciudadana. En los últimos años se han publicado leyes de transparencia, han surgido portales de transparencia y se habla de hacer efectiva la participación ciudadana. Pero si un canal ha contribuido como ninguno a que dicho principio sea realmente efectivo ese han sido las redes sociales. Nunca ha sido tan fácil que los ciudadanos pregunten, sugieran, propongan y pidan explicaciones sobre el trabajo que se realiza en las administraciones públicas como desde que existen las redes sociales.
  9. Abrir las redes sociales a los ciudadanos. Para poder hacer efectivo lo que hemos visto en el punto anterior, muchas administraciones públicas que tienen perfiles en redes sociales deben convertirlos en verdaderos canales de comunicación. Muchas administraciones públicas las utilizan a modo de tablón de anuncios sin que se permita la participación de los ciudadanos, y en el caso de que se exista, simple y llanamente la ignoran. Si estamos en redes sociales, estamos, lo cual supone estar dispuestos a recibir críticas y comentarios negativos y ser capaces de dar respuesta a los mismos
  10. Las redes sociales son de los ciudadanos. Ni de la alcaldesa, ni del director general ni de la ministra. Este es sin duda para mí uno de los grandes retos que tienen por delante las administraciones públicas y es que las redes sociales de una administración pública no son para contar que el alcalde ha inaugurado o la directora clausurado. Las redes sociales de una administración pública tienen que tener como objetivo atender las demandas de información de sus ciudadanos, responder a sus preguntas o valorar sus propuestas. Lo demás, es otra cosa.

Desde luego que las administraciones públicas tenemos por delante un año 2017 lleno de retos y desafíos en lo que a las redes sociales se refiere, ¿empezamos?

20 apps imprescindibles para abogados y juristas

Esta misma semana en este blog contaba con la colaboración de Víctor Almonacid como blogger invitado con su artículo: 6 consejos para evitar conflictos en las redes sociales.
Hoy me ha tocado a mí participar en el suyo y lo he hecho con un post en donde he seleccionado 20 aplicaciones móviles que pueden ser muy útiles para todos aquellos que se dedican al mundo del derecho. Entre ellas está por ejemplo para consultar el BOE (que desde 2007 ya no se imprime en papel) o calcula tu pena, del juez de Murcia, Julio Guerrero.

Creo que este tipo de colaboraciones son interesantes ya que estamos en una sociedad en la que más que nunca compartir y crear sinergias entre profesionales de diferentes ámbitos se vuelve fundamental para conseguir dar respuestas a los retos y desafíos que tienen planteadas las administraciones públicas.

Aquí os dejo el enlace donde podéis leer el post con 20 apps imprescindibles para abogados y juristas.

Apps derecho

 

Marca personal y funcionarios

¿Necesita una persona que trabaja en una administración pública tener una marca personal?

Si me lo preguntan a mí, contesto que si, que sin ninguna duda. Mi interés por el tema de la marca personal comenzó hace unos años a raíz de estar trabajando en un servicio público de empleo, ya que una parte importante del nuevo escenario laboral pasa por la construcción de una marca personal que sea capaz de generarnos nuevas oportunidades profesionales.

Mientras leía y aprendía sobre marca personal de Andrés Pérez Ortega, Eva Collado Durán, Ximo Salas, Alfonso Alcántara, Ami Bondía, Paula Fernández OchoaAlex López,  Guillem RecolonsCelia Hil y otros muchos, pensé que porqué no todos esos conocimientos que yo transmitía a aquellas personas que estaban buscando empleo no me los “autoaplicaba” y los ponía en práctica.

Y eso es lo que hice, y lo que sigo haciendo a día de hoy.

Amalia López Acera - Marca personal

Si preguntamos a muchas personas que están trabajando en un administración pública te dirán que para qué necesitan ellos tener una marca personal, un blog o una cuenta en LinkedIn. El argumento más habitual que se repite es el de “si yo ya tengo trabajo” (aquí os dejo 8 razones para que un funcionario utilice LinkedIn).

Pero es que la marca personal va mucho más allá de conseguir un empleo. La marca personal no es algo que tenemos que dejar arrinconado una vez hemos encontrado trabajo o a lo que no tengamos que dedicarle tiempo si ya lo tenemos. La marca personal es algo que es inherente a todos nosotros como personas y como profesionales, y el hecho de no contar con una marca personal también es una forma (aunque negativa) de tenerla.

¿Qué es lo que nos puede aportar la marca personal a los funcionarios?

Conocer a otros compañeros que trabajan en otras administraciones públicas

Poder intercambiar información, experiencias, hacer consultas… con lo que contaremos con más recursos para realizar nuestro trabajo. La aparición de redes sociales específicas para funcionarios son un ejemplo del poder que tienen estas redes de contacto profesional en la administración pública.

Acceder a contenido de interés

Que comparten otros profesionales, entidades, administraciones públicas, etc. con lo que estaremos mucho más informados de todo lo que compete a nuestro ámbito profesional.

Nuevas oportunidades profesionales

Para colaborar en otros proyectos que incluso se pueden materializar en nuevas ofertas laborales a través de una comisión de servicios en otra administración pública o incluso en una empresa privada.

Nos permite conocernos mejor como profesionales 

La construcción de una marca personal lleva intrínseco un proceso de autoconocimiento que nos permite conocer en qué ámbitos o aspectos somos buenos, y por contra, en aquellos otros en los que no lo somos tanto.

Aprender a utilizar nuevas herramientas

Para ser capaces de elaborar una infografía, escribir un tuit o diseñar un blog, con lo que seremos mucho más versátiles a la hora de desempeñar nuestro trabajo. Además, estaremos en continúo aprendizaje ya que estas herramientas están en cambio permanente con lo que nos volveremos mucho más dinámicos y con menos resistencia al cambio.

Dar visibilidad al trabajo que realizamos

Con lo que pondremos en valor el trabajo que se realiza desde las administraciones públicas. Muchas empresas y entidades se “sorprenden” del trabajo y la valía de muchos empleados públicos y han sido conocedores de ello a través de sus publicaciones en redes sociales o siguiendo sus blogs.

Aquí os dejo un enlace a 40 blogs sobre administraciones públicas para que veáis cómo lo están haciendo algunos compañeros.

Mejorar nuestra imagen profesional y personal

Desde el momento en que somos nosotros los que controlamos la imagen que se proyecta de nosotros y no dejamos que sea Google quien decida por nosotros ya estamos ganando. Las administraciones públicas se asemejan en ocasiones a entes impersonales en los que terminan diluyéndose las personas.

La marca personal nos permite diferenciarnos del resto porque no todos somos iguales, ni tenemos la misma motivación, ni desempeñamos el trabajo de la misma manera y eso nos lo permite hacer la marca personal.

Una de las mejores forma de empezar a trabajar nuestra marca personal es a través de un perfil en Linkedin, la cual es considerada la red social profesional por excelencia.

Si queréis abriros un perfil en esta red social y no sabéis como aquí os dejo esta Guía gratis de LinkedIn para funcionarios + un videoturial para que podáis hacerlo.

Y para acabar, si tuviera que resumir en mi caso lo que me ha aportado la marca personal sería sin duda el hecho de que ahora soy mucho mejor profesional de lo que era antes, y sólo por eso, ya ha merecido la pena.

Yik Yak, una red social anónima y polémica

Pudiera parecer que todo está inventado en el mundo de las redes sociales. Tenemos a Facebook para poder estar conectados con nuestro amigos; Twitter para informarnos y estar al día; LinkedIn para establecer relaciones profesionales; Youtube para publicar vídeos e Instagram para dar rienda suelta a nuestra creatividad fotográfica. ¿Queda espacio para nuevas redes sociales? Desde luego que cada vez es más complicado, pero cada cierto tiempo vemos como surgen nuevas redes que intentan hacerse un hueco ofreciendo algo nuevo  y diferente de la demás en una especie de “vuelta de tuerca”.

Una de esas nuevas redes sociales es Yik Yak, una red social que surgió en el ámbito de los campus universitarios de Estados Unidos y que ha tenido un crecimiento espectacular en menos de un año rondando su valor en la actualidad en 350 millones de dólares (no sé muy bien cómo se hacen esos cálculos). Su expansión ha sido muy rápida por Canadá, Australia, Brasil, Francia o Italia, y hace tan sólo unas semanas llegaba a España.

yik-yak-web-logo

¿Cuál es la clave del éxito de esta red social?

La red fue creada por Tyler Droll y Brooks Buffington que tras terminar sus estudios en la Universidad de Furman querían estar en contacto con gente que se encontrara a su alrededor, y así idearon Yik Yak, una red social basada en la geolocalización para poder compartir, comentar, chatear y publicar sobre intereses comunes.

Una de las peculiaridades de Yik Yak es que se pueden hacer comentarios de forma totalmente anónima, lo que facilita el que se puedan expresar ideas y opiniones de forma libre generando un debate interesante.

Pero es precisamente ese anonimato a la hora de publicar y comentar también su principal desventaja, ya que se ha convertido en muchas ocasiones en un espacio donde pueden proliferar los insultos, acosos y todo tipo de actitudes violentas. Pensemos en las situaciones que se producen en las redes sociales que podríamos considerar “convencionales” donde no se oculta el perfil, que es lo que pasaría en un escenario sin ningún tipo de control.

Es verdad que la aplicación ofrece además de los perfiles anónimos la posibilidad de poner tu foto, tu biografía y agregar tus enlaces a otras redes sociales, es decir, utilizarlo como si fuera una red social tradicional. Pero si los demás no ponen sus perfiles auténticos, ¿qué me motiva a mi a poner el mío? ¿qué puedo sacar de ello?

Yik Yak es considerada por muchos como una plataforma de ciberacoso y existe incluso una petición de recogida de firmas en Change.org pidiendo su cierre la cual lleva más de 84.000 firmas recogidas. De hecho, si vemos en la página web de la aplicación hay apartados específicos para dar respuestas a situaciones como el bullying o avisar sobre caso de suicidios o amenazas.

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-10-37-51

También cuando te das de alta la propia aplicación te avisa de que si tu contenido o mensajes son denunciados la plataforma te cerrará la cuenta. Incluso antes de publicar la fotos tienen que revisarlas, supongo que ahora tendrán pocas para revisar porque sino, lo veo complicado.

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-11-33-29

Creo que el planteamiento es bueno si se utilizara de forma responsable ya que facilitaría el debate y la libertad de expresión. Pero no creo (muy a mi pesar) que en esta sociedad estemos todos por esa actitud no sólo en las redes sociales sino también en la vida offline. Hace sólo unos días veíamos como se detenía a varias personas en España por injuriar a un niño enfermo de cáncer a través de Facebook. No quiero ni pensar en una red en la que el anonimato es su proclama.

Pero como no pierdo la esperanza en el ser humano estoy dada de alta en Yik Yak para ver su evolución y lo que me puede aportar. Ya os contaré mi experiencia más adelante.

 

20 guías (gratis) de redes sociales y administraciones públicas

Si trabajas gestionando redes sociales en una administración pública o bien te han propuesto que empieces a gestionarlas, seguramente te vendrá muy bien tener a mano guías, manuales y ejemplos de lo que se está haciendo en otras administraciones públicas.
Aquí os he dejado 20 de esos manuales, guía y recursos.

No son todos los que hay, he hecho una selección de los que considero más interesantes y que pudieran abarcar todos los sectores. Así por ejemplo he incluido una guía de un ayuntamiento pequeño como es Lorca y otro más grande como Málaga, o una guía para todo el sistema sanitario andaluz y otro elaborado por el Hospital Sant Joan de Déu.

Otra de las premisas para la elaboración de este listado ha sido que todos los recursos se pudieran descargar de forma gratuita en formato pdf. Existen muchos libros interesantes sobre redes sociales y administraciones públicas y estoy haciendo una recopilación de ellos que publicaré en breve.

amalia lopez acera

Así que aquí os dejo 20 guías y manuales gratuitos y muy interesantes sobre redes sociales y administraciones públicas.

  1. Guía de uso y estilos en las redes sociales de la Junta de Castilla y León 
  2. El community manager en la Diputación de Alicante
  3. 20 casos de éxito en las redes sociales digitales de las administraciones públicas de J. Ignacio Criado y Francisco Rojas
  4. Guía de redes sociales de la Generalitat de Catalunya
  5. Las redes sociales digitales en la gestión y las políticas públicas. Avances y desafíos para un gobierno abierto de J. Ignacio Criado y Francisco Rojas
  6. Implantación de un plan de social media en una administración pública de Mayte Vañó
  7. Manual de buenas prácticas en redes sociales de la Red de Bibliotecas Universitarias (Rebiun)
  8. Manual de orientación para participar en redes sociales del BID y secretaría de comunicación del Gobierno de Brasil (versión en español)
  9. Plan de Social Media del Instituto Nacional de Administraciones Públicas (INAP)
  10. Política y guía de usos y estilo en redes sociales del Ayuntamiento de Lorca
  11. Guía de usos y estilo de redes sociales en la Universidad del País Vasco
  12. Guía práctica para el uso de redes sociales en los ayuntamientos de la Junta de Castilla y León
  13. Guía de usos y estilo en las redes sociales del sistema sanitario de la Junta de Andalucía
  14. Guía de redes sociales del Ayuntamiento de Málaga
  15. Guía de usos y estilos en las redes sociales del Gobierno Vasco
  16. Redes sociales: guía estilo de Gobierno de Canarias
  17. Redes sociales y herramientas en la nube para las administraciones públicas del s. XXI del Instituto Vasco de Administración Pública (IVAP)
  18. Guía para la comunicación digital para la Administración General del Estado
  19. Guía práctica para el uso de redes sociales en organizaciones sanitarias
  20. Política de redes sociales del Hospital Sant Joan de Déu